Saltar al contenido

Guía de compra rodillo bicicleta: ¿cómo elegir el mejor?

¿Día de Lluvia? ¿Falta de seguridad? ¿No tienes un lugar para ir a entrenar? Un rodillo para bicicleta es una excelente alternativa para no dejar de pedalear, incluso en aquellos días en los que no puedes salir de casa.

Lo sabemos: nada reemplaza un paseo al aire libre, sentir el terreno debajo de las ruedas y el viento en la cara. Entrenar en casa, sin embargo, se ha convertido es una práctica cada vez más extendida entre los ciclistas que desean mantener sus habilidades a pesar de no realizarlo en el exterior, sin perder ningún entrenamiento.

Sin embargo, al elegir tu rodillo para bicicleta ideal, te pueden surgir algunas preguntas: ¿Hay diferentes tipos de rodillos? ¿Cuáles son las características de cada uno? ¿Cómo evaluar la relación calidad-precio? Sigue leyendo para averiguarlo.

Tipos de rodillos bicicleta

Recuerda: los entrenamientos en interiores son simulaciones, nunca serán exactamente como en el exterior. En el rodillo, el pedaleo puede ser monótono y más intenso. ¡Hidrátate y encuentra formas de hacer que tu entrenamiento sea más interesante!

Sin embargo, entrenar en casa es ideal para optimizar factores que serían imposibles en la calle, como simular un pedaleo muy específico para compensar sus debilidades o entrenar solo con sprints, por ejemplo.

Para cada ciclista y entrenamiento diferente, hay un tipo de rodillo. A continuación, conoce los principales y evalúe cuál se adapta mejor a tu experiencia:

Rodillo de rulos

Modelo convencional de un rodillo de rulos

El más barato del mercado. La bicicleta está completamente libre, superpuesta al rodillo. Requiere que el atleta se equilibre en el equipo, lo que puede representar cierta dificultad.

Para utilizarlo, es necesario un cierto período de adaptación y aprendizaje. Un buen consejo para subir y bajar del rodillo, es apoyarse en la pared y mantenerse seguro hasta alcanzar el equilibrio.

No es posible regular la intensidad del pedaleo: el entrenamiento debe comenzar con toda intensidad, de modo que la bicicleta esté equilibrada sobre el rodillo. Esto puede ser un factor negativo, pero es interesante para los atletas que compiten en pruebas de tiempo, en las cuales los sprints son muy importantes.

Son muy buenos para entrenos de velocidad y los únicos que trabajan los músculos centrales y las extremidades superiores, ya que son activados para la regulación del equilibrio. Por otro lado, no te permiten simular pedaleo pesado, permaneciendo en intensidad ligera o media.

Rodillo magnético

Rodillo magnético: precio/calidad insuperable

Los rodillos magnéticos son los modelos más simples mercado fijo. En general, son más caros que los rodillos de rulos. En ellos, la bicicleta está asegurada por la rueda trasera, y la resistencia se logra mediante un cilindro que toca el neumático.

Ofrecen mucha más seguridad y estabilidad: es posible caminar sin sostener el manillar, ya que no requieren equilibrio. En estos equipos, se puede ajustar la intensidad de pedaleo con un botón giratorio, que aumenta gradualmente la resistencia.

Es el modelo fijo más barato, pero también es el más ruidoso y el menos realista en comparación con el pedaleo real.

Rodillo fluido

Rodillo fluido: uno de los más silenciosos del mercado

Los modelos fluidos son más caros que los modelos magnéticos. Su ventaja sobre los demás es la forma en que reproduce el efecto de pedaleo: la resistencia aumenta a medida que el ciclista aumenta la velocidad.

Por esa razón, son mucho más realistas. También son más silenciosos que los magnéticos y permiten simular pedales más pesados.

Rodillo transmisión directa

Los rodillos de transmisión directa son los más caros, más realistas y más silenciosos que hay disponibles actualmente en el mercado. Para hacerlos funcionar, se retira la rueda trasera y la bicicleta se conecta directamente al rodillo. Por ello, tienen la ventaja de no desgastar el neumático de la bicicleta.

Existe una gran variedad y realismo en las gradaciones de intensidad. Estos modelos a menudo ofrecen la funcionalidad de entrenador inteligente.

¿Cómo elegir un rodillo bicicleta adecuado para mi?

Si has llegado hasta aquí, ya estás listo para comprar un rodillo para tu bicicleta. Aquí hay algunas cosas a considerar antes de dar el paso final.

¿Cuánto lo usarás?

Si tienes la intención de utilizarlo casi a diario, entonces un rodillo de transmisión directa es tu mejor opción. Ya que no desgastarás el neumático de la rueda trasera y simula a la perfección un pedaleo como si estuvieras entrenando en el exterior.

Y si por el contrario lo usarás de vez en cuando, un rodillo de rulos o magnético es el que mejor se adapta a tu condición y te ahorrarás unos euros.

¿Vives en un piso o una casa?

Otro de los factores a tener en cuenta antes de comprar un rodillo para bicicleta, es el ruido que estos producen y las posibles molestias que puedes causar a tus vecinos. Si vives en un piso, los modelos más silenciosos son los de transmisión directa y los fluidos.

Si por el contrario vives en una casa o dispones de una terraza, nuestro consejo, volviendo a cuestiones anteriores, si lo vas a utilizar mucho elegiriamos uno de transmisión directa o si su uso va ser más bien ocasional, el rodillo fluido es la opción más inteligente y barata.

¿Cuánto dinero te quieres gastar en un rodillo para bicicleta?

Si tu presupuesto es ajustado y no te importa el ruido que ocasionen, te recomendamos que optes por un rodillo de rulos o magnético. El precio ronda entorno los 80€ y 300€.

Si por el contrario, el dinero no te supone ningún problema y no te quieres preocupar por el posible desgaste que pueda ocasionar el rodillo en el neumático (en el caso de utilizarlo periódicamente), te aconsejamos que compres el de transmisión directa.

Esperamos que esta guía de compra te haya servido para finalmente elegir el adecuado para tus necesidades. Si te ha surgido alguna duda, nos la puedes dejar en los comentarios y estaremos encantados de ayudarte. ¡Hasta pronto!